Tag Archives: ciencia en familia

Home / Posts tagged "ciencia en familia"

EXPERIMENTOS PARA MEDIR EL TIEMPO

 

El paso del tiempo, tic tac, las estaciones, las cosechas, las fases de la Luna, las crecidas de los rios,  tic tac, el paso del tiempo.

Está a punto de terminar el año 2016 y en los últimos instantes  serán protagonistas los relojes, que con sus campanadas  marcarán el ritmo para despedir el año con las 12 uvas para los que les guste seguir las tradiciones. El último post del año trata de eso. De la medición del tiempo y los relojes. Aquí os dejamos unas ideas muy sencillitas:

 

 

RELOJ SOLAR EGIPCIO

 

Construir un reloj de sol es relativamente sencillo con niños a partir de unos 10 años así como explicar su funcionamiento. Pero en esta ocasión os dejamos la propuesta de  un reloj de sol muy muy sencillo para que los más pequeños puedan hacerlo. Está planteado como una actividad que se llevará a cabo durante toda la mañana y mientras se pueden hacer las otras propuestas, u otras actividades.

 

 

Qué necesitamos:

  • 1 cartulina o cartón de tamaño folio. También puede hacerse con corcho blanco. Será nuestra base
  • 1 palo o pajita de unos 15 centímetros de longitud. Será nuestro gnomon.
  • Cola, pegamento o silicona para fijar el gnomon a la base
  • 1 regla
  • Rotuladores
  • Reloj
  • Se realizará en el exterior o en una terraza

Propuesta:

  • Fijamos el gnomon (objeto alargado que arroja sombra) a la base a una distancia de dos centímetros del borde y en el centro. Colocamos el conjunto en una superficie que esté iluminada por el Sol durante el tiempo que durará la actividad. A primera hora marcamos con la regla y un rotulador el contorno de la sombra proyectada sobre la base y apuntamos la hora. A la hora siguiente, hacemos lo mismo y así sucesivamente. Es un procedimiento muy sencillo que los pequeños pueden realizar. A las 12 del medio día, la sombra debe estar en la mitad de la base.

Los relojes solares más complicados que el que hemos hecho, para usarlos correctamente necesitamos la ayuda de una brújula. Y en este caso creemos que puede ser interesante hacer una sencilla.

 

BRÚJULA

 

Qué necesitamos:

  • Un vaso de plástico transparente
  • Tijeras o cutter
  • Agua
  • 1 aguja
  • 1 trocito de corcho o corcho blanco (aproximadamente 2 centímetros)
  • 1 imán

Frotamos la aguja con el imán siempre en la misma dirección. Después atravesamos el trocito de corcho por el canto con la aguja hasta que sobresalga un poquito por ambos extremos y lo colocamos en el vaso con  agua (apróximadamente ¾ partes de su capacidad).La aguja se moverá hasta señalar el Norte.

 

RELOJ DE AGUA PERSA. CLEPSIDRA

 

Gracias a este invento  se solucionó la medición del tiempo durante la noche ya que por la noche no tenemos el brillo del Sol.

 

Qué necesitamos:

  • 1 botella de plástico de 1 litro
  • Tijeras y cutter
  • Botella con agua para hacer las mediciones y donde guardaremos el agua para reutilizarla.  Se puede teñir con colorante alimentario
  • Rotulador indeleble

 

Propuesta:

  • Primero en la botella de plástico vacia, hacemos un agujero al tapón en el centro, no muy grande y tapamos  la botella. Después cortamos la botella en dos. El corte lo daremos midiendo desde la base aproximadamente ¾  partes de la longitud de la botella.Cuando tenemos la botella dividida, la parte que tiene la boca de la botella la meteremos en la inferior como si fuese un embudo. Ya estamos preparados para calibrar nuestro reloj. Añadiremos agua que irá cayendo a través del agujero del tapón a la otra parte de la botella. (Si la hemos coloreado se verá mucho mejor) y con el cronómetro marcaremos una rayita cada 30 segundos por ejemplo, hasta los tres minutos. Ya tenemos nuestra clepsidra.

El agua que hace que funcione, la podemos reutilizar y guardar en la segunda botella. Aunque de vez en cuando habrá que ir reponiendo y calibrando.

 

RELOJ DE ARENA MEDIEVAL

 

Qué necesitamos:

Podemos construirlo exactamente igual que el anterior pero sustituyendo el agua por arena o sal.  Si quereis que sea hermético y más fácil de transportar, aquí os dejamos otra idea.

  • 2 botellas de refresco o de agua. Importante que estén bien secas cuando vayamos a utilizarlas
  • Arena fina. También puede hacerse con sal y esta se puede teñir con polvo de tiza de colores
  • Cinta aislante
  • Tijeras
  • Cronómetro, podemos usar el del móvil

 

Propuesta:

  • En una de las botellas vacía, quitamos el tapón y lo descartamos para tapar la boca con cinta aislante y hacemos un agujero en el centro. En la segunda botella echamos la arena o la sal y descartamos su tapón. Después con cuidado unimos las dos botellas con cinta aislante, juntando las dos bocas (no nos preocupamos de que queden bien fijadas). Veremos cuanto tarda la arena en pasar de una botella a otra, con ayuda de un cronómetro.  Si queremos que dure más o menos, lo haremos mediante el procedimiento más sencillo,  añadiendo o quitando arena y volviendo a medir hasta conseguir la duración deseada. Cuando lo tengamos calibrado, podemos fijar bien las dos botellas uniéndolas de forma que no se separen mediante cinta aislante.

 

 

¿Os animáis a medir el paso del tiempo? ¡Feliz Año Nuevo!

Ciencia y deporte

Los efectos beneficiosos de la actividad física son conocidos por todos y están respaldados por numerosas evidencias científicas. Los beneficios afectan física y  psicológicamente e incluso como sugiere la OMS, ayuda en el desarrollo social . Desde aquí os proponemos unas actividades que añadirán el efecto positivo de aprender y adquirir herramientas para construir conocimiento a través del deporte. Esperamos que os gusten. Como siempre adaptables según la edad y necesidades específicas.

 

HIJOS DEL VIENTO

 

Qué necesitamos:

  • Cronómetro
  • Cinta métrica o pista de atletismo
  • Ropa de deporte
  • Cuaderno
  • Lápiz
  • Regla
  • Ordenador
  • Rico tentempié

Propuestas:

  • Emular a los velocistas profesionales. Vamos a calcular nuestra velocidad. Fijamos una distancia de entre 5 o 10 metros, ( o más según la edad de los participantes). Damos la señal de salida y cronometramos los tiempos. (Se puede usar el cronómetro del teléfono móvil). Por último calculamos la velocidad, dividiendo la distancia recorrida entre el tiempo. (Practicamos las divisiones)
  • Graficar los resultados. Para niños más mayores, se puede proponer que sean ellos quien realice las tablas de registros y gráficos. Si la actividad se hace en grupo, registraremos los tiempos de todos los participantes. Si es individual, podemos registrar la progresión a lo largo de un determinado periodo de tiempo. En función de lo  que queramos practicar, podremos hacerlo a mano en un cuaderno de hojas de cuadritos o bien en el ordenador y después imprimirlo.

BERNOULLIPELOTA

 

Qué necesitamos:

  • Pelotas de distintos tamaños y deportes
  • Bate de béisbol o similar
  • Ropa de deporte
  • Tiras de papel de seda
  • Rico tentempié

Propuestas:

  • Practicar diferentes tiros como pitcher para conseguir que la pelota describa distintas trayectorias. Con ligeros giros al lanzar la pelota, provocamos que la velocidad del aire arriba y abajo de la pelota sea diferente y por tanto la trayectoria hará una curva. Podemos practicar distintos giros al lanzar y así engañar al bateador.
  • Practicar con varios deporte de pelota. Fútbol, balonmano…intentar hacer girar la pelota en el lanzamiento y por tanto engañar al contrario.
  • Visualizar el principio de Bernoulli. Este principio es uno de los que influye en la propuesta anterior. Cortamos unas tiras de papel de seda de unos tres dedos de ancho y unos 15 cm. de largo. Sujetamos la tira  con las manos y la colocamos entre los labios y la barbilla. Soplamos por la cara superior de la tira de papel y contrariamente a lo que cabría esperar, el papel se eleva debido a las distintas velocidades del aire. (Como en el caso de la pelota de béisbol)

 

 

SALTANDO GRACIAS A LA CIENCIA

 

Qué necesitamos:

  • Lata de refresco vacía
  • Jarra de agua
  • Embudo
  • Lana
  • Pajitas de refresco
  • Cinta adhesiva
  • Globos
  • Tijeras

Propuestas:

Para conseguir superar grandes saltos de altura, el centro de masa (el lugar promedio de la masa de nuestro cuerpo), tiene mucha importancia. Debe quedar por debajo de la barra al saltar, por debajo de la pelvis.  El principio de acción-reacción o tercera ley de Newton, es la clave a la hora de saltar con un solo pie y conseguir el impulso máximo.

 

  • Equilibrar una lata de refresco. En este caso no saltaremos grandes alturas, pero entederemos mejor qué es el centro de masa.  Trataremos de equilibrar una lata de refresco. La colocaremos inclinada sobre su borde inferior. Para conseguir que quede en esta posición de forma equilibrada, llenaremos con agua  poco a poco hasta conseguir el resultado. Clave: aproximadamente con ⅓ es suficiente.
  • Sprint de globos. Metemos a través de una pajita de refresco una lana como mínimo de dos metros de longitud. Sujetamos por ambos extremos la lana de forma que quede tensa. Inflamos un globo y sin atarlo, pero impidiendo que salga el aire,  lo fijamos con cinta adhesiva en posición horizontal a la pajita. Por último dejamos salir el aire del globo para que haga el sprint recorriendo la lana. Esto ocurre gracias a la tercera ley de Newton.

 

¿Nos contáis alguna idea que una ciencia y deporte?

Ciencia y música

La música forma parte de la vida de los niños de forma natural. Se puede hacer una introducción temprana, que  no será solamente una forma de entretener, si no que se desarrolla el aprendizaje y se favorece la creación de vías de comunicación entre las células del cerebro, lo que tendrá un beneficio directo en cualquier área. Si unimos todo esto, a que los niños son científicos innatos, y que la composición musical es básicamente un ejercicio matemático, podremos abordar la música como arte y como ciencia, obteniendo una combinación  que nos reportará estupendos y divertidos momentos.

Aquí os dejamos algunas ideas sencillas.

 

VIBRACIÓN

 

Qué necesitamos:

Nuestras manos

Cantar, hablar, hacer sonidos.

Una regla de unos 30 cm.

 

Propuestas:

  • Reconocer la vibración que producen nuestras cuerdas vocales. Con la punta de los dedos, tocamos nuestra garganta a la vez que cantamos, que hablamos o que hacemos zumbidos y sonidos. Tambíen podemos hacerlo unos a otros.
  • Identificar distintos tonos. Sujetamos sobre una mesa con una mano una regla de tal forma que la mayor parte quede al aire. Con la otra mano, golpeamos. Al producirse una vibración se emitirá un sonido. Se puede plantear la búsqueda de distintos sonidos. Se conseguirán modificando el porcentaje de de regla que queda al aire.

 

MUSIBOTELLAS

 

Qué necesitamos:

Botellas de vidrio

Botellas de plástico

Agua

 

Propuestas:

  • Aprender a soplar con las botellas vacías. Una vez dominado esto, se pueden hacer pequeñas”sinfonías”.
  • Llenar las botellas con distintas cantidades de agua. Soplar de nuevo. Crear melodías.Según la edad de los niños podremos profundizar más en la explicación del tono, que será más alto cuanto más agua tengan. Y la diferencia entre el sonido producido en botella de plástico y la de cristal.

 

MI FLAUTA DE BOLSILLO

 

Qué necesitamos:

Pajitas de plástico para beber de usar y tirar

Tijeras

 

Propuestas:

  • Fabricar una flauta sencilla. Mordemos un extremo para dejarlo plano. Después hacemos un corte en forma de v. Separamos un poco los bordes y soplaremos. Podemos hacer varias de distintas longitudes.
  • Plantear distintas hipótesis y comprobarlas. ¿Qué pasará cuando corte la longitud de la pajita? Variará la cantidad de aire que vibra y por tanto el sonido será diferente. ¿Y si hago agujeros?
  • Soplar a la vez que cortamos la pajita.

 

VIENDO EL SONIDO

 

Qué necesitamos:

Cuenco de cristal

Papel transparente de cocina

Granos de arroz

Bandeja metálica o cazo

Cuchara

 

Propuesta:

  • Tapar el cuenco de cristal con el plástico transparente. Debe quedar muy tenso. Sobre él ,ponemos unos granos de arroz. Con la cuchara golpeamos el cazo o bandeja metálica cerca del cuenco con el arroz, pero sin tocarlo. El arroz saltará. Esto se debe a que las ondas producidas al golpear, viajan por el aire y hacen vibrar el plástico.

 

¿Qué instrumentos utilizáis en clase o con niños para despertar el interés por la música?

Experimentos de Halloween

La fiesta de Halloween puede ser una excusa perfecta para realizar experimentos con los más pequeños de la casa. Si vais a organizar o asistir a algún evento de este tipo, aquí  os dejamos unas ideas para aprender y divertirse. Son totalmente adaptables según la edad de los destinatarios.  ¡Ahí van!

 

EUREKALABAZA

Qué necesitamos:

  • Calabaza entera
  • Un barreño
  • Un cubo
  • Jarra medidora
  • Agua

Propuesta:

  • Averiguaremos el peso de la calabaza. Llenamos un cubo de agua hasta el borde. El cubo a su vez estará dentro del barreño, para recoger el agua que se desaloja cuando introducimos la calabaza. Con la jarra medimos la cantidad de agua que ha llenado el barreño. Si recogemos dos litros, la calabaza pesa dos kilos.

 

SE ME PONEN LOS PELOS DE PUNTA

Qué necesitamos:

  • Globos
  • Ropa de lana o forro polar

Propuesta:

  • Frotar los globos inflados con una prenda de lana o forro polar. Acercamos a la cabeza y… ¡pelos de punta!

ECTOPLAMA LEVITADOR

Qué necesitamos:

  • Globos
  • Tiras hechas con bolsas de plástico
  • Ropa de lana o forro polar

Propuesta:

  • Frotar los globos inflados con una prenda de lana o forro polar. Soltamos suavemente las tiras de plástico sobre el globo. Al mover despacio el globo, las tiras de plástico levitarán.

LA POCIÓN APAGAFUEGOS

Qué necesitamos:

  • Velas
  • Mechero o cerillas
  • Una jarrita
  • Vinagre
  • Bicarbonato

Propuesta:

  • Apagaremos velas mediante la reacción química que produce el vinagre y el bicarbonato. Inclinando la jarra sobre las velas el dióxido de carbono gaseoso e incoloro, será el que extinguirá el fuego. Importante no dejar caer el líquido. El gas apagará el fuego.

FANTASMITA SUBMARINO

Qué necesitamos:

  • Botella de refresco vacía
  • Un sobre de ketchup
  • Un trocito de bolsa de plástico blanca
  • Celo
  • Agua

Propuesta:

  • El fantasmita subirá y bajará. Primero fabricamos el fantasmita, cubriendo el sobre de ketchup,con un trozo de bolsa de plástico blanca y fijándola con un celo. Después llenamos la botella con agua, metemos el fantasmita y tapamos bien la botella. Apretamos con fuerza la botella y el fantasmita baja. Al dejar de presionar, subirá nuevamente.

Y vosotros, ¿cómo pasáis un Halloween de miedo?