La mascota de la ESA llega a la Tierra en busca de un nombre