¿Por qué se producen las estaciones del año?

Las estaciones del año

Educación Infantil y Educación Primaria

Los niños comprenden conceptos sencillos como la rotación, la inclinación del eje de la Tierra y muchos otros. Adaptándoselos correctamente, desde muy pequeños, pueden comprender por qué se producen las estaciones del año.

La rotación de la Tierra y el eje

La Tierra se encuentra dando vueltas permanentemente, y tiene un eje de rotación. Podemos ver en el video siguiente cómo la Tierra da una vuelta en torno a él una vez cada veinticuatro horas. El eje de rotación de la Tierra se llama eje del mundo.

El eje de la Tierra siempre señala al mismo sitio, en su lado norte, a la Estrella Polar. Además, está inclinado 23º 27′, hecho que produce el fenómeno de las estaciones.

La traslación

La Tierra, como todos los planetas, se desplaza en torno al Sol, tardando 365 días y casi 6 horas en hacerlo. Debido a este fenómeno sabemos que no se ven las mismas estrellas en invierno que en verano, puesto que el lado nocturno de la Tierra señala en una dirección diferente del espacio.

Las estaciones del año

Debido a que el eje de rotación de La Tierra está inclinado, como vimos antes, señalando muy cerca de la Estrella Polar, el lado de la Tierra en el que vivimos no apunta siempre por igual hacia el Sol. Las cuatro estaciones son la primavera, el verano, el otoño y el invierno.

Las estaciones del año no tienen nada que ver con que la Tierra esté más cerca o más lejos del Sol. En realidad la órbita de nuestro planeta es casi circular y hay muy poca diferencia. Piensa además que en la otra mitad de la Tierra pasan el verano cuando aquí es invierno, y viceversa.

En primavera y otoño, que son dos estaciones intermedias, la luz del Sol llega por igual a ambos lados de la Tierra.

Pero en invierno y en verano, la cosa se complica porque hay mucha diferencia entre una y otra en el modo en que nos llegan los rayos del Sol, lo que repercute en la cantidad de energía que nos llega de nuestra estrella.

En una épocas los rayos del Sol inciden sobre nosotros con menos fuerza. Es lo que ocurre en el invierno.

En invierno los rayos del Sol llegan muy oblícuos a nosotros porque el Sol está muy bajo en el cielo, y las sombras son muy grandes.


En verano, por el contrario, nuestro lado del mundo está señalando hacia el Sol, por lo que los rayos llegan mucho más directos y hace por ello más calor.

En verano hace más calor porque los rayos del Sol inciden desde más alto y las sombras son mucho más pequeñas que en invierno.

Crédito

Una parte de estos gráficos aparecen por primera vez en el libro «Cómo Aprender Astronomía en Internet«, por Jorge A. Vázquez Parra, editorial Creaciones Copyright, 2008. ISBN: 978-84-96300-63-7. Otros aparecen en el cuaderno educativo que se entrega a todos los niños que asisten al Planetario Móvil de Educa Ciencia.

© 2008 Jorge A. Vázquez Parra. Se permite la reproducción de los textos e imágenes siempre que se enlace con esta misma «url» y respetando la leyenda www.educa-ciencia.com en todos los gráficos.