Qué es el color

¿Qué es el color?

Como vimos en el apartado Qué es la luz, se le llama luz visible a la radiación electromagnética que pueden captar nuestros ojos.

Cuando esta radiación, de longitud de onda entre 380 nm y 780 nm, la reciben los conos y bastoncillos de nuestras retinas, unas células receptoras minúsculas, se envía un mensaje al cerebro que interpreta la sensación.

A esa sensación la llamamos color.

 

La ciencia del color

Llamamos colorimetría o ciencia del color a la disciplina que estudia la percepción del color de forma medible. Algunas de las características que se utilizan para medir la luz son la intensidad o el tono.

Una forma más artística de verlo, sería la del poeta y científico alemán del siglo XVIII, Johann Wolfgang von Goethe, que decía que los colores son acciones y pasiones de la luz. Goethe, como tantos otros predecesores, estudió la teoría del color y se sirvió para ello de su círculo cromático.

Pero, lo que aquí nos interesa sobre todo es: ¿por qué vemos colores?

El color de las cosas

Inocentemente podríamos pensar que los objetos que nos rodean poseen su propio color, porque así los percibimos: de colores. Sin embargo, igual los objetos no tienen luz propia, tampoco poseen color.

Si vemos color en las cosas es porque estas reflejan el color (o lo transparentan). Aunque, por simplificar, hablaremos solo de reflexión. Así, una manzana es verde porque absorbe todos las radiaciones menos la verde, que es la que refleja; mientras que si la manzana es roja es porque está reflejando luz roja.

Por otro lado, si vemos un objeto de color negro es porque absorbe todas las radiaciones y no refleja ninguna. Mientras que si lo vemos blanco, es al contrario: porque refleja toda la radiación visible, ya que la luz blanca es una mezcla de todas las radiaciones, de todos los colores.

Espectro electromagnético

Que una luz sea roja, verde o de otro color depende de la longitud de onda de la radiación que llega a nuestros ojos. Dentro del espectro electromagnético, la luz visible estaría entre los 400 y los 700 nanometros aproximadamente.

La luz azul se sitúa en torno a los 450 nm, la verde alrededor de los 550, la amarilla en los 580 y la roja más cerca de los 700nm.

Los colores primarios

La mayoría de colores que conocemos, en realidad son mezcla de distintos colores. Pero, como toda la gama de color se puede realizar a partir de mezcla de distintas cantidades de rojo, verde y azul, esos tres se conocen como colores primarios. Son los colores que mejor captan las células sensibles de nuestros ojos. Si mezclamos luz de estos tres colores, obtendríamos el blanco.

Se conocen como colores secundarios o sustractivos primarios a los que absorben la luz de los colores primarios. Serían el amarillo, que absorbe el azul; el cyan, que absorbe el rojo; y el magenta, que absorbe el verde.

Experimentos sobre el color

Sombras de color

Materiales:
  • Tres focos de colores: azul, verde y rojo
  • De no tener focos, pueden fabricarse con: linternas, filtros de color y clips de metal

Etapas:

- Preparamos los tres focos: verde, azul y rojo.

- Apagamos la luz.

- Apuntamos a una pared con el foco verde y el rojo, después con el verde y el azul y por último con el rojo y el azul. ¿Qué colores aparecen?

- Ahora apuntamos con los tres focos al mismo tiempo. ¿Qué vemos ahora?

- Con los tres focos encendidos, apuntando hacia la misma pared, ponemos entre medias un objeto. La mano también puede servir. ¿De qué colores aparece la sombra?

Explicación:

Los colores que vemos en la naturaleza se pueden descomponer en tres colores primarios: el verde, el rojo y el azul, en los que están especializadas las células sensibles a la luz de nuestros ojos.

Cuando hacemos mezclas de colores primarios, nos salen los colores secundarios: amarillo (cuando usamos el foco verde y rojo), magenta (cuando usamos el foco rojo y azul) y cyan (cuando usamos el foco verde y azul).

Al utilizar los tres focos al mismo tiempo, nos sale la luz blanca, que es la que contiene todos los colores. Sin embargo, al colocar un objeto delante, se revelan en las sombras de nuevo el amarillo, el magenta y el cyan.

Lo más curioso es que si hablamos de pigmentos en lugar de luz, los colores primarios serían el amarillo, el magenta y el cyan; que mezclándonos nos darían el verde, el rojo y el azul. Otra forma de decirlo es que los colores primarios de la luz son los secundarios de los pigmentos, y viceversa.